lunes, 19 de septiembre de 2016

EL DISFRAZ

Sin más, ella estaba perdida...
Sus sentimientos revueltos...
Y su razón descolocada...
Había vivido experiencias dolorosas, y el enfoque hacia el futuro se distorsionaba. Luces, sombras, arco iris y truenos en un bol de ensalada...
Entonces se disfrazó de otra, alisó sus rizos y se vistió de reina. Todo fue bien, tan bien que tan solo de vez en cuando  veía destellos de quién realmente era, y no le perturbaba.
Pero... un buen día, sin previo aviso, el velador disfraz se escabulló y la dejò desnuda... la dejó tan desamparada que con vapor silencioso perdió su mullida y guateada temperatura. Abriò fugaz un ojo y sin prentenderlo, se topò consigo misma. 
Y... Allí estaba ella... Sí, era ella!!! Ella sin disfraz, careta ni antifaz!!! 
Para su sorpresa estaba notablemente transformada y evolucionada. Algo se había mudado, algo había mutado... 
Se percató poco tiempo después de que el disfraz había desteñido, había  pintado de color su palidez y engordado su alma con su abrigo.
En su escondite, había conseguido curar y madurar sus cicatrices... los surcos se intuían suaves y su torso no se engibaba.
Sin más, apartarse de sí misma un tiempo, la llevó a conseguir lo inalcanzable, abrillantó su pequeño y decrépito espejo y por fin logró ver una imagen limpia, sosegada y bella... Y por fin, por fin... 
Por fin, ERA ELLA!!!!!!!!


Reacciones:

2 comentarios:

  1. Muy realista, todos en algún momento hemos llevado careta. Yo, no se disimular así que a veces digo todo como me sale y meto la pata pero es que... Esto, con los años cada vez me pasa más. Ains! Que me ando por las ramas. Jaja! Lo bonito de haber pasado por algo doloroso es encontrarse y mostrarse al mundo tal y como somos. Si todos fuéramos así , las mascaras desaparecían. Con el matiz de la comprensión, cada uno es como es y no debe ser como todos esperamos. Un saludo! Me encanta como escribes, gracias por pasarte por mi blog. Abrazo bloggero!

    ResponderEliminar
  2. Mil gracias por tus palabras y por el paseo bloguero!!! Sufrimos el mismo síndrome... con la edad menos disfraz!!!🙃🙃
    Abrazote bloggero!!

    ResponderEliminar