viernes, 4 de noviembre de 2016

HOY ME ENFADO MÁS QUE AYER!!! (Y más que mañana)

Tempranillo, como la uva, pero con menos cuerpo, me impulsé hacia el aventurado cosmos de las fotillos del "antes y el después"...

Perjucidial para la salud?  Sííí
Efectos secundarios: mareos, salsa brava, invasiones piratas, sudoraciones, etc.

Lo extraño de la experiencia fue la ausencia de morriñas y aires melancólicos, ni puros ni castos, ni impúdicos e indecentes... En fin, será el otoño... el cambio climático que no entiende de ñoños!!

Y así... cuando se fue la luna, a la sombra del nácar... las estampitas de mi vida decidieron contarme uno de esos cuentos "para despertar", uno de esos con argumento sencillo que discurren sobre los terrenales "ataques de sangre y nervios". 

Título del cuento: 
 "Hoy me enfado más que ayer"

Érase una vez una muchacha verde y madura que se enfadaba más que antes. Se enfadaba como el resto de los mortales, cuando percibía desaires, tratos injustos, invasiones en su terrenito personal, etc, etc... pero se enfadaba mucho, mucho, muchísimo más que antes.
En ocasiones alcanzaba el grito, ese que simboliza la desesperación por ser escuchada...
Apretaba las manos como signo evidente de alarma, como señal de que si quería sobrevivir o huía o escapaba.
Esa piedra ardía... y siempre era ella la que primero se quemaba.
Así fue que un buen día, cansada, decidió buscar incansablemente el antídoto en el armario, debía estar escondido... 
Rebuscò en el cajón de los trapos limpios y encontró uno virgen, sin estrenar. Uno que sólo necesitaba un poco de ilusionismo para ponerse en funcionamiento, pero que con intensos y suaves frotes la transportaría a esa olvidada comarca de la "paciencia", donde residen ciertos seres sosegados que supuran calma, acoquinan huracanes y espantan truenos.
 Y... si te acercas, te contagias...  

Y allí... en ese rincón, le mostraron el ateo  "Manual de no ser malo", le tallaron en su aliento unos cuantos derechos fundamentales no reconocidos en la constitución esa... la famosa...

FIN

A modo de moraleja os apunto algunos de ellos para que nos se nos olviden:

Derecho a ignorar los consejos de los demás.
Derecho a cambiar de idea y opinión.
Derecho a responder o no.
Derecho a no justificarse.
Derecho a cualquier cosa que no vulnere los derechos de los demás.

CUELGO YO!!!!!!      ;-))


Reacciones:

11 comentarios:

  1. Se pueden añadir algunos derechos más:
    Derecho a enfadarse sin motivo alguno.
    Derecho a llorar antes de reir.
    Derecho a girar a la izquierda haciendo parpadear la luz de la derecha.
    Derecho a mojar pan en tu sopa calentita.
    ..............

    ResponderEliminar
  2. Quizás, alguno de esos derechos que enumera usted... podrían afectar a los demás...
    Quizás, perhaps, perhaps...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vivimos en sociedad, todo afecta a los demás,en mayor o menor medida, directa o indirectamente, pero tienes razón, mojar pan en tu sopita calentita.... perhaps!!!

      Eliminar
  3. De enfados sabemos todos y el que más el que menos lo ha sufrido jeje! Me ha gustado. Estoy a favor de hacer y deshacer, siempre haciendo por el bien de uno mismo y sin dañar al prójimo. (Y que libertad! )
    Buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  4. Bravo. Hice el reblog: https://enriquetarragofreixes.wordpress.com/2016/11/29/no-devuelvo-diamantes-hoy-me-enfado-mas-que-ayer-y-mas-que-manana/

    ResponderEliminar
  5. Muchísimas gracias Enrique!!! Mi primer reblog!!!!
    Bailaré para celebrarlo!!!🎈

    ResponderEliminar
  6. Hola, soy de la iniciativa seamos seguidores, ya te sigo te invito a mi blog, saludos..
    http://estoyentrepaginas.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar